Semana del 28 de mayo al 1 de junio de 2018 

Semana del 28 de mayo al 1 de junio de 2018 

 

Estrategias erróneas provocan derrotas previsibles. Desde la crisis cambiaria, la administración de Mauricio Macri cosecha más reveses que satisfacciones. El mal humor social derivado de la última devaluación, alimentado por las críticas de una oposición que no terminaba de hacer pie, se mantiene y crece por la irrupción del FMI y el porrazo con la Ley tarifaria.

 

Consecuencia inevitable: el prestigio del Presidente y su grupo ha caído a niveles preocupantes. Consecuencia agregada: el peronismo, fiel a su costumbre, se une al olfatear el poder.

 

Golpe para el colectivo Cambiemos, obligado a vetar una Ley de contenido demagógico cuyo cumplimiento aportaría al descalabro de los fondos estatales, pero ayudaba a las economías familiares. Razón suficiente para los opositores. Pegar donde duele, pues el efectivo escasea.

 

Si prevalece la sensatez, los funcionarios oficiales de todos los niveles deberán agotar sus recursos intelectuales y políticos para remontar una cuesta que se muestra áspera y complicada. Sin mayoría en el Poder Legislativo, desde 2016 lograron acuerdos importantes gracias a sus operadores y la buena voluntad de adversarios como el senador Pichetto. La relación ha cambiado. No llega al extremismo de “al enemigo ni justicia”, de Juan Perón, pero la cordialidad política quedó por ahora a un costado. El camino hacia octubre de 2019 no será de recorrido fácil y el proyecto reeleccionista ya no es seguro.

 

En términos futboleros, el campeonato pone a gobernadores, diputados y senadores peronistas, en ventaja sobre el equipo gubernamental. Dos años de goles quedaron en el recuerdo. La política es tan cruel como los campeonatos, donde los triunfos quedan sepultados ante el primer fracaso.

 

Pero atención. Es temprano para hacer pronósticos. A despecho de las proclamas vociferadas por la oposición en sus diversas acepciones, Mauricio Macri dispone de herramientas aptas para recomponer el rumbo. La pregunta del millón es si sabrá y será capaz de utilizarlas. Formado en la lógica de la conducción centralizada, es hábil para armar y supervisar equipos. Tiene experiencia empresaria y política. Conoce de alianzas y traiciones. La falta de colaboración de los Gobernadores puede molestarle, pero difícilmente lo sorprenda. El juego forma parte de las variables incluidas en el Manual del Buen Político pero – siempre aparece un pero – la economía será el factor decisorio.

 

Una vez más, el panorama invita a alquilar balcones y observar. La actitud contemplativa puede resultar apasionante para los ajenos a la realidad cotidiana de la Argentina, cuyos pobladores carecen de tiempo y humor para tales entretenimientos. La gente común apretará los dientes, mientras algunos sindicalistas y movimientos socio-políticos se dedican a cortar calles y enchastrar espacios públicos. Los observadores avezados podrían también poner en contexto estos episodios y referirlos a un momento complicado para más de un país.

 

No se trata de conformarse. Los ciudadanos pretenden y merecen algo más que explicaciones. La administración macrista ha sido consistente al admitir y corregir errores. Hoy tiene otra oportunidad para afirmarse en esa conducta.

 

El empecinamiento garantiza el fracaso. La historia y los ejemplos cotidianos lo demuestran.