Semana del 19 al 25 de octubre 2019

Semana del 19 al 25 de octubre 2019

 

Precedido por mensajes partidarios, semi debates, actos de campaña, acusaciones y autoelogios, verdades y falsedades, redes sociales inundadas, angustias, expectativas, deseos mutuos de fracasos y más, llega el primero y eventualmente único acto de renovación de autoridades.

Los números de agosto dibujaron un panorama sombrío para el oficialismo, pues en política – se ha dicho – abundan las sorpresas y escasean los milagros. Diferencias porcentuales superiores al quince por ciento marcan más que una tendencia. El entusiasmo desplegado por Mauricio Macri y sus seguidores ante la enorme demostración de apoyo en la avenida 9 de Julio y otros distritos, es justificado. Exhibió la adhesión de cientos de miles de fieles que integran el tercio del padrón electoral. Resulta estimulante, pero insuficiente ante el volumen de los simpatizantes de la dupla FF y los desilusionados con MM.

En términos especulativos, es posible que la fórmula Macri – Pichetto logre sumar puntos provenientes de ciudadanos que en agosto siguieron a Espert, Gómez Centurión e incluso Lavagna. También recibir algunos de los que votaron por Fernández – Fernández y apuesten a la continuidad. Puede ser, pero la diferencia continúa siendo considerable.

Los analistas del oficialismo se queman las pestañas haciendo cálculos. La energía se aplica a forzar la segunda vuelta. Alcanzar ese objetivo fortalecería la posición macrista, aunque las cifras se empeñen en mostrar la imposibilidad de ganar en noviembre. Hoy no se habla de eso, pues hay que superar la depresión provocada por las PASO. Si lo consigue, Juntos por el Cambio se afirma en su protagonismo político y Macri puede aspirar a ser el referente opositor. Mauricio frente a Cristina, el escenario ideal.

Quedan muchas incógnitas por despejar:

–              ¿Habrá segunda vuelta?

–              ¿Alberto Fernández podrá arbitrar las tensiones entre los cristicamporistas; los gobernadores e intendentes ortodoxos; los sindicalistas y otros dirigentes?

–              ¿Cristina Fernández asumirá un rol activo o dejará el protagonismo a su elegido?

–              ¿Cómo se administrará la economía?

–              ¿Y la política exterior?

Hay más interrogantes. Los enumerados son posiblemente los más sensibles. Un ejemplo es la provincia de Buenos Aires, donde ganará la fórmula encabezada por Axel Kicillof junto a Verónica Magario. Un combo de kirchnerismo y peronismo clientelista. Complicado.

A dos días del acto electoral, las dudas se destacan sobre las certezas. Dirigentes de ambas partes creen que la contienda quedará zanjada el domingo por la noche. Los optimistas esperan y ruegan por el ballotage. La observación desapasionada de los números lo hace difícil, pero la sorpresa es parte constitutiva de la política.

Si así ocurriera, la lógica se estrellaría contra la casualidad. Sería un milagro.