Semana del 15 al 21 de junio de 2019

Semana del 15 al 21 de junio de 2019

Pasa el tiempo de sorpresas. Se conocen las alianzas y los candidatos que las encabezan. Aparecen algunos nombres para los cargos legislativos y circula la idea de suprimir las PASO.

Bien mirado, parecen un acto sin sentido práctico, costo elevado y de contenido formal, habida cuenta que no existen competidores en los grupos en carrera hacia el premio mayor.

Decisión pendiente que no alterará la campaña. Los Fernández y el combo Macri – Pichetto se han lanzado a la caza de aliados para sustentar su base política. Gobernadores, Intendentes, Congresistas y dirigentes de toda laya reciben visitas, mensajes y atenciones. Algunos ya aceptaron el cortejo, mientras otros evitan dar el sí, a la espera de mayores certezas o mejores ofertas.

Estas actitudes suelen ser conocidas como estratégicas u oportunistas. Se puede elegir el calificativo más apropiado.

Como los días pasan y las definiciones no pueden postergarse hasta el infinito, será posible asistir al acceso cotidiano de adherentes a uno u otro de los dos grupos en carrera. Los habrá también para propuestas minoritarias, como la encabezada por Roberto Lavagna. Sin posibilidades presidenciales, podrá negociar cargos antes y después de octubre, si debe ser convocada la segunda vuelta.

Habrá, sorpresas, amores traicionados, juramentos falsos, acusaciones y descargos. El juego político no respeta las buenas maneras ni se atiene a las normas de fidelidad y certezas de las familias bien avenidas. Lo que importa es sumar adeptos y desalentar oposiciones. El cómo, es un detalle accidental.

Curtidos en tales actuaciones, los estrategas de campaña operan con todos los elementos disponibles. Se trata de una contienda a cara de perro, en la que no se puede dar respiro al oponente ni descuidar al compañero de ruta. Los contenidos más sensibles se encuentran en los errores actuales o pasados. Cada uno carga con su mochila.

1.- Mauricio Macri porta el desgaste producido por una gestión administrativa que produjo la retracción de la economía, con impacto negativo en la secuencia consumo-comercio-producción-empleo. Las cifras del hoy confiable INDEC lo demuestran mes a mes, a diferencia de la distorsión que se hacía en tiempos de Guillermo Moreno.

La transparencia no sirve de consuelo. Además, el ciudadano común lo vive y sufre sin necesidad de acudir a los porcentajes. Como contrapartida se han expandido las obras públicas, existe mayor transparencia en los actos de gobierno, se respetan los derechos y garantías y el mundo desarrollado expresa su simpatía. También se puede comprobar que no acompaña con fondos comparables.

2.- El dúo Fernández y Fernández arrastra la mochila de ilícitos con ex funcionarios procesados – entre ellos la ex Presidente – y varios en prisión. Ofrece el recuerdo de “Un Mundo Feliz” al estilo de Aldous Huxley y la expectativa de su mágica reactivación. No dice como haría para lograrlo y despierta las dudas del mundo desarrollado que – si ve la posibilidad de hacer buenos negocios – cambiará su actitud.

3..- Roberto Lavagna se presenta firme en su postura intransigente, acompañado por el joven Gobernador de Salta, al que la candidatura le permite lograr exposición pública con vistas a sus aspiraciones futuras. Pueden arrastrar disconformes con la propuesta oficialista y opositores a la alternativa K. Poco se sabe sobre su programa de gobierno. En realidad, no es imprescindible conocerlo.

Los demás compiten por algunos cargos y sin ilusiones extremas. La izquierda y la derecha resultan en definitiva más coherentes que los transeúntes del Centro en sus diversas franquicias. Basta ver quienes las habitan para ratificar que peronistas hay en las tres y radicales e independientes comparten con ellos la primera.

Las ideologías gozan de buena salud, los partidos tradicionales están en terapia.